miércoles, 20 de abril de 2011

Fracasar para triunfar…

Me gusta sacar el lado positivo de todo lo que acontece a mi alrededor, incluso todas esas cosas que algún día me hicieron la vida imposible. Cualquier aspecto negativo es bueno si aprendemos de él. Siempre nos ayudará a estar más preparados de cara al futuro.

Los fracasos son necesarios, nadie triunfa en esta vida sin antes chocarse dos o tres veces contra un muro. En el mundo competitivo que nos encontramos merece la pena probar cosas nuevas para adelantarse a los acontecimientos de la competencia -de una forma más temprana si queremos triunfar-, pero también tendremos que cuidar la celeridad de esas experiencias. No consiste en probar muchas cosas a la vez -nos estrellaríamos siempre-, sino probar una a una hasta sus últimas consecuencias. Todos los errores que se cometen son sinónimo de aprendizaje y progreso.

Cuando cometemos errores, nos hundimos, psicológicamente pueden con nosotros, pero debemos saber canalizar el esfuerzo hacia un continuo aprendizaje. A nadie le gusta cometer errores -faltaría más-, pero sin ellos no avanzaríamos nunca, el progreso se debilitaría.

Debemos celebrar los errores, como si de una fiesta se tratase. Es necesario errar para ver la realidad de la situación. Es cierto que a nadie le hace gracia contratar a la Agencia equivocada, ni fracasar con una estrategia de lanzamiento de producto –lo que supone tirar millones de euros a la basura- , pero la realidad es que esto sucede, y nos ayuda a aprender.
Siempre será importante tener la claridad y la información necesaria para darnos cuenta de nuestros errores. Y también, esforzarnos en no negarlos. La negación es esa sensación de protección inconsciente que se encarga de hacernos olvidar nuestras propias equivocaciones para no sentirnos mal. En muchas ocasiones algunas personas "meten la pata" atribuyendo los errores a aspectos externos, como la mala suerte... Pero no se dan cuenta de que cuanto más se tarde en asumir la responsabilidad, más tiempo se tardará en volver a corregir el rumbo.

Es fundamental estrellarse para seguir aprendiendo, reconocer que nos equivocamos, y también, aprender de todos esos errores que han supuesto un verdadero quebradero de cabeza, y por ende, una crisis moral, que siempre nos ayudará a hacer mejor las cosas, y así lograr ese futuro triunfo.

Ya lo dijo Churchill, “El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse”…

4 comentarios:

  1. Uno que ha fracasado muchas veces reconoce estas palabras. No he triunfado pero si he conseguido lo que quería.

    ResponderEliminar
  2. A decir verdad se necesita fracasar, ¿pero no es mejor si no llegamos a ello?

    ¿Todo el mundo triunfa después de los fracasos?

    ResponderEliminar
  3. Estoy totalmente de acuerdo contigo Fernando. El Fracaso es clave para el triunfo. De hecho últimamente lo escribo con mayúsculas por su importancia.

    El Fracaso es un ensayo para triunfar cuando llegue el momento de la actuación final. Contestando a la pregunta que lanza Silvia, puedes triunfar sin fracasar de la misma manera que un bailarín puede triunfar sin ensayar.

    Os dejo un ejemplo del pintor Goya. Fracasó cientos de veces hasta que generó obras históricas. De hecho hay una estatua junto al museo del Prado que refleja este hecho. En este artículo sobre el fracaso se explica.



    ¡Un abrazo y gracias por el artículo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un auténtico placer teneros por aquí.

      Muchas gracias por el comentario y el enlace.

      Un fuerte abrazo :)

      Eliminar

Tu opinión importa, no dudes a la hora de comentar cualquier cosa que consideres oportuna. Intenta hacer un buen uso de este espacio respetando a la comunidad. Todos los comentarios serán aprobados, a no ser que se trate de publicidad, faltas de respeto o cualquier ataque no justificado hacia cualquier usuario que haya comentado este post.

¡¡GRACIAS POR TU APORTACIÓN!!