lunes, 12 de septiembre de 2011

“Llegar tarde” siempre será un motivo de mala educación


Después de unas cuantas experiencias consecutivas de impuntualidad, me ha venido a la cabeza un fragmento de uno de los libros de Tom Peters, uno de los gurús del management más destacados de los últimos 30 años:

Unos minutos de retraso es… tarde.
Cinco minutos de retraso es… tarde.
Uno coma tres minutos de retraso es… tarde.
El retraso es… RETRASO.
¿Mejor tarde que nunca?
JAMÁS

Pronto no es tarde.
Pronto es respeto.
Pronto = Me importa (Es importante para mí)
Llegar pronto a una reunión no es señal de “ansiedad”, es señal de PUNTUALIDAD.
Llegar tarde es de mala educación.

Aunque sea una santa obviedad todavía hay personas que ignoran esta máxima con demasiada frecuencia. Aspecto muy negativo para un profesional y un gesto de mala educación a nivel personal.

2 comentarios:

  1. Tarde, es tarde. Odio la impuntualidad por sistema.

    ResponderEliminar
  2. La puntualidad es algo indispensable en cualquier entorno. No aguanto las excusas -siempre hay excusas- me parece un refuerzo a la mala educación.

    Gracias por pasarte por aquí Osunac.

    ResponderEliminar

Tu opinión importa, no dudes a la hora de comentar cualquier cosa que consideres oportuna. Intenta hacer un buen uso de este espacio respetando a la comunidad. Todos los comentarios serán aprobados, a no ser que se trate de publicidad, faltas de respeto o cualquier ataque no justificado hacia cualquier usuario que haya comentado este post.

¡¡GRACIAS POR TU APORTACIÓN!!